Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Valsaín’

Hace algún tiempo que barajábamos la posibilidad de que Rotry disfrutara de la compañía de otro perro. No es que con Ronnie, Cuca y Duende no lo pasara bien (Rotry tiene sus buenos ratos, sobre todo con Duende!) pero pensamos que con otro perro seguro tendría más complicidad y podrían compartir juegos, salidas y otras actividades.

En un principio pensamos en un Kelpie por el increíble carácter de esta raza, pero debido a las dificultades para obtener un ejemplar en España decidimos adoptar otra raza.

A través de mundoschanuzer, Ana contactó con Rosa, ahora una gran amiga, que vive en Madrid. Ella tiene una Schanuzer mini (Wilma) que acababa de tener pequeñines. La verdad es que Wilma es realmente bonita:

Aquí, junto a Rotry: se hicieron buenas amigas.

Tras varias semanas, de aquellas que no pasan nunca (qué lento pasa el tiempo cuando deseas que llegue el momento!) llegó por fin el esperado día de ir a buscar al barbudo. Nosotros nos quedamos finalmente con uno de los dos machos: Murray.

Aquí tenéis al pequeño “cara de mala leche“, pero más bueno que un pan. De momento, sólo lo habíamos visto en fotos que nos había enviado Rosa.

El día de San Fermín, el pasado Sábado 7 de Julio, lo fuimos a buscar a Segovia, donde nos esperaba Rosa, para llevarnos al pequeño barbudo a nuestra casa, junto con Rotry y los felinos.

Viernes a medio día.

Llegamos a casa del trabajo. Cogimos las mochilas y a Rotry y salimos volaaaaando rumbo a Espirdo (Segovia). El viaje muy bien. A Rotry le encanta el coche. Durante el camino suena el móvil: “un número que no conozco, quién será?”… era Rubén quien nos daba la gran noticia que tanto su pareja, Ana, como él finalmente podían subir a Valsaín con Betty (su Scnauzer, que cumplía justo dos añitos). Qué buena noticia para continuar con el viaje, más animados (si cabía).

A la altura de Madrid encontramos una espectacular caravana. Parecía que todo el mundo salía ese día (bicis en techo) en estampida para huir de la capital. Superada la caravana, paramos en un centro comercial para cenar algo rapidito. Sobre las 23:30h. conseguimos llegar a la Casona de Espirdo, un lugar fantástico para pasar unos días retirado del caos de la urbe.

La noche…. bueno, como os imaginaréis, dormimos con un ojo abierto y otro cerrado mirando la hora cada dos por tres… Ya queda menos para conocer a Murray!

Sábado por la mañana.

Desayuno en la Casona y salida hacia Segovia (no son más de 10 km, creo).

Habíamos quedado con Rosa en el veterinario a las 12:30h., así que mientras tanto nos paseamos por Segovia y visitamos el Acueducto.

Como hacía bastante calor e iba quedando menos para la hora a la que habíamos quedado, decidimos ir a la zona del veterinario (Nueva Segovia) a tomar algo fresquito. A las 12:30 nos vamos al veterinario y como Rosa no había llegado nos vamos con Rotry al parque de enfrente a esperarla y al momento, suena el móvil. El corazón nos da un vuelco!!!. Ya estaban allí, vemos a Wilma de lejos (preciosa, ya sabemos a quién a salido Murray) y a Rosa con una cesta que contenía…. dos preciosos cachorros!!!!.

La verdad es que en ese momento indescriptible no supimos si saludar a Rosa o “tirarnos” a la cesta a coger el pequeñín.

Os presentamos a Murrayel intrépido“:

Después nos dirigimos al veterinario a ponerles las vacunas correspondientes y el microchip.

Aquí ya pudimos presentarle el barbudo oficialmente a Rotry.

Primero le toca a Bombona (la hermanita de Murray), toda una señorita, se quejó un poquito…. luego Murray, con la vacuna no se quejó, pero con el chip…. eso ya fue otra historia, jeje.

Al salir del veterinario los pequeños súper curiosos, querían salir de la cesta. Mientras Rotry y Wilma haciendo “vida social” y Rosa explicándonos el plan del día!.

Llamamos a Ana (Rubén) para quedar con ellos por la tarde y luego nos dirigimos a Valsaín a dejar a los niños en casa descansando en “el parque infantil”, mientras los “mayores” nos vamos a probar un vinito a La Granja.

De ahí nos fuimos a comer a una terracita bien sombreada con Carlos y Julián…. nos pusimos hasta arriba (picadillo, tortilla de patata, morcilla, croquetas, albóndigas…. en fin todo light).

Al poco de terminar, justo para el café llegaron Ana y Rubén, con Betty, su Schnauzer, que lo revolucionó todo: a parte de dejar la terraza bien limpita, no dejó ni una miga de pan de los trozos que fue encontrando.

Tras los cafés, hicimos una excursión. El tiempo se había puesto feo, pero cómo perderse un paseo en esos parajes… Comenzamos a caminar siempre junto al río y…. tachán!!! baño al canto!!!. Rotry en cuanto ve agua no puede evitar mojarse las patas…. y algo más!. Wilma encantada con el agua al principio prudente en sus baños, pero luego se cruzó el río de un lado a otro a nado como si nada…. y Betty al principio tenía un poco de miedo al agua (debido a un sustillo que tuvo), pero luego no dudaba en meterse hasta donde hiciera falta para recoger los palitos que todos le íbamos tirando!!!. Se lo pasaron bomba!!!


El resto de la tarde fue más tranquila. Volvimos a casa de Rosa a ver a los pequeños.

Estuvimos un rato sobándolos, jugando con ellos, viéndolos correr, jugar, a la mami entrar en acción para ponerlos en su sitio….

Pusimos de cenar a los peques y una vez se quedaron dormidos, nos fuimos a cenar.

Domingo por la mañana.

Nos dirigimos de Espirdo de nuevo a Valsaín para recoger a Murray y emprender el viaje de vuelta a Barcelona.

Ha estado un fin de semana lleno de emociones. Hemos conocido a gente fantástica y nos hemos vuelto con Murray, aunque no sin tristeza de separarlo de su hermana y su madre.

Murray vino muy animado aún habiendo hecho un viaje en coche de 7 horas. Todavía siguió por la noche jugando y mordisqueando la oreja a Rotry, que por ahora lo ignora. Murray, en cambio, la sigue a todas partes. A ver si poco a poco Rotry le va haciendo más caso.

Estamos convencidos que ahora Rotry no se va aburrir.

¡¡muchos lametones a todos de parte de Murray!!

Anuncios

Read Full Post »